Página en Español

Ya vienen los Reyes…

Imprimir Correo
15 Enero 2015
|


Si hay un momento en la vida de todo niño español que jamás se olvida es ese en el que descubres que los Reyes Magos son los padres. Es, probablemente, un día que borrarías sin dudarlo, el primer baño de realidad en la vida de cualquiera. Si todo el mundo se decidiera a escribir la historia de aquel día fatídico, el protagonista sería, con casi total seguridad, algún compañero clase con ganas de hacerse notar o un primo o el hermano mayor de algún amigo…o alguna conversación oída de pasada tras las que hemos atado cabos… Aún así, nos resistimos a dejar de creer y año tras año, la noche del 5 de Enero, esperamos que nuestros zapatos de llenen de regalos.

“Niño, ¿has sido bueno este año? ¡A ver si los Reyes te van a traer carbón!” ¡Cuántas veces habremos escuchado esa frase! “Yo creo que he sido bueno…que no me traigan carbón por favor…” pensamos mientras escribimos nuestra carta a los Reyes:

“A S.S.M.M los Reyes Magos

Queridos Melchor, Gaspar y Baltasar,

Este año me he portado muy bien, he estudiado mucho y no he dado guerra a mis padres. Me gustaría que me trajerais una bicicleta…”

Y como manda la tradición, echamos nuestra carta al buzón de correos para que el cartero les entregue, cuanto antes, nuestro mensaje a sus majestades.

A pesar del esfuerzo que han hecho las grandes empresas por vendernos la idea de “Papá Noel” bajando por el hueco de la chimenea la noche del 24 de Diciembre, en España seguimos luchando por mantener una de las tradiciones más arraigadas, mágicas y bellas que tenemos…una tradición que llena de ilusión las miradas de los niños y de los que ya no lo somos tanto. Según dice “nuestra” leyenda, tres astrólogos (de ahí el nombre de “Magos” y no porque hagan ningún tipo de magia que les permita pasar por las casas de todos los niños en la misma noche…) salidos de diferentes países de Oriente se unieron en la increíble misión de seguir una estrella, la estrella más brillante y bella que se pueda imaginar. Cruzaron el desierto a lomos de sus camellos siguiendo el recorrido de la estrella en el cielo, día tras día, convirtiéndola en su guía, hasta llegar a la ciudad de Belén donde la estrella se detiene marcando un lugar muy concreto. Según la creencia cristiana, la “estrella de Belén” señala a los Reyes Magos el lugar donde nace Jesús. Los Magos deciden hacer sus ofrendas al bebé que alumbra la estrella: Melchor, el más anciano y de barba y cabellos blancos, lleva el oro; Gaspar, de larga cabellera y barba rojizas, ofrece el incienso; Baltasar, el más joven y de raza negra, porta la mirra.


A medida que se acerca el 5 de Enero, los niños comienzan a ponerse nerviosos…y es que hay que cumplir con algunas condiciones para que los Reyes Magos no se pierdan en el camino…

1 - Escribir la carta a los Reyes (da igual si sabes escribir o no, también entienden los dibujos o garabatos) y no olvidarte de ponerle el sello y echarla al buzón algunos días antes de la noche de Reyes para que de tiempo a que llegue al lejano Oriente…

2 - Ir a la “Cabalgata”. En todas las ciudades y pueblos de España se celebra la Cabalgata de los Reyes Magos la tarde del 5 de Enero. Es la única vez en el año que podemos ver a los Reyes en carne y hueso, cerrando un desfile de carrozas más o menos espectaculares dependiendo del lugar y lanzando caramelos a los niños que les gritan con los ojos llenos de ilusión.

3 - Preparar todo lo necesario en casa antes de ir a dormir: dejar un plato con leche con galletas para que los camellos repongan fuerzas mientras los Reyes dejan nuestros regalos en el salón, colocar tres vasos de agua (en algunas casas se deja vino o ron) para los Reyes Magos, por si tienen sed, y, por último, colocar tus zapatos limpios y brillantes cerca de la ventana para que los Reyes sepan quien vive en esa casa…

4 - Por mucho que intentemos quedarnos despiertos esperando a los Reyes, nuestros padres siempre nos recordarán que no vendrán hasta que estemos soñando…a pesar de los nervios, caeremos rendidos después de una tarde llena de emociones hasta la mañana siguiente en la que, corriendo como locos, llegaremos al salón para descubrir cuáles han sido los regalos que nos han traído. Si todo ha ido bien, el plato de leche con galletas y los vasos de agua estarán vacíos, signo inequívoco de la visita de los Reyes Magos a nuestra casa.

5 - Para acompañar una mañana mágica, hay que desayunar un pedazo de “Roscón”. Un dulce típico en el que se esconde un pequeño regalo y un haba. Aquel que encuentre el regalo será “el rey” de ese día en casa y aquel que encuentre el haba tendrá que pagar el roscón el año que viene…El 6 de Enero es un día festivo en España así que tenemos todo el día para disfrutar de nuestros regalos!

Como siempre, este vez los Reyes también han sido muy generosos conmigo…ya no les pido bicicletas pero me conocen bien y saben lo que necesito…de cualquier modo, este año intentaré portarme muy bien para que el próximo 5 de Enero de 2016 no me traigan una bolsa de carbón.


Laura W. Valenzuela es Corresponsal en España por Shan Newspaper


|
 

Síguenos en:

Seguici su Facebook Seguici su Twitter Seguici su YouTube