Página en Español

Los secretos del Monte Teleno

Imprimir Correo
03 Julio 2012
|

"EL CIRCULO" Foto: Antonio García Montes

Descubierto un nuevo círculo de piedras en el Teleno


Con una altitud de 2.188 m., el monte Teleno, la montaña más alta de los Montes de León en el macizo Galaico-Leonés (España), ha sido a lo largo de la historia un punto de referencia para los distintos pueblos que han habitado la zona. Desde la época de los astures, la montaña sagrada que los romanos dedicaron posteriormente a Mars Tilenus, dios que a la vez era el Marte romano y el dios guerrero indígena Tilenus, ha sido protagonista de numerosos misterios y leyendas. En la tradición popular de la Maragatería (comarca en la que se sitúa el Teleno), se dice que existe una escalera de cien peldaños de oro que llega hasta la cumbre donde hay un toro también de oro y que los íberos, afincados en lo alto del monte, bajaban montados en las nubes y provocaban las tormentas arrojando los pedriscos que llevaban en sus zurrones.

Hoy en día, el Teleno sigue siendo un punto de interés para habitantes e investigadores que siguen tratando de descubrir qué se esconde más allá de la leyenda. Hace tan sólo 4 años, se descubrieron en sus alrededores una serie de petroglifos realizados hace 5.000 años y que no hacen otra cosa que alimentar la creencia en este lugar de culto.



Petroglifo en una ladera del monte Teleno (Lucillo-León). Foto: Armando Casado

Pocos meses atrás, tratando de encontrar nuevas rutas de senderismo por la montaña, Antonio García Montes, investigador y profesor de instituto, descubrió algo sorprendente: situado entre el Teso del Acebo y el Pico de la Reina y a casi 1.800 m. de altura, un círculo de apariencia perfecta destacaba entre la vegetación. Perfectamente visible desde el aire, en el interior del anillo, de 30 m. de diámetro y delimitado por un “pasillo” de 2 m. de ancho, se acumulan piedras de cuarzo blanco. Curiosamente, estas medidas son las mismas que las del círculo central de Stonehenge en Inglaterra. «A simple vista se aprecia en toda su extensión debido a que la vegetación que lo cubre es diferente y de menor talla que la que crece en el entorno, acaso porque debajo exista una mayor concentración de materiales acumulados para marcar este presunto ‘recinto sagrado’ o servir de base o cimiento a posibles estructuras de piedra o madera que allí se pudieron erigir» explica García Montes.


El equipo del programa de televisión “Cuarto Milenio” (canal CUATRO de la televisión española) realizó hace escasos días una investigación “in situ” de la zona en la que se pudo comprobar, mediante diferentes mediciones, la existencia de anomalías telúricas en el círculo. Luis Antonio Alonso, integrante del equipo de investigación y experto en radiestesia, captó una fortísima señal magnética procedente del anillo.


Monte Teleno

Utilizando distintas herramientas, entre las que se encuentran sus varillas metálicas y varias brújulas, se detectaron diversas alteraciones: la aguja de la brújula señaló el Norte en lo que es en realidad el Este. “Recibo una radiación, una señal fortísima en todo el círculo que no me permite entrar, digamos… En la parte sur, en una especie de entrada de unos 4 o 6 metros, no la hay…Hay una pérdida del tono muscular involuntaria que me lleva las varillas hacia atrás…En otros casos se irían hacia delante o se cruzarían…” explica Alonso.


En la comarca de la Maragatería existen diversos monumentos prehistóricos que se relacionan directamente con el monte Teleno. Éstos monumentos, como el dolmen de Quintanilla de Somoza (en el que los rayos de sol atraviesan sus huecos durante las cuatro fiestas celtas – Imbolc, Beltane, Lugnasad y Samain-) o los petroglifos de Peña Fediel (posibles altares de sacrificios de hace más de 4.000 años en los que se ven varios laberintos, marcas cruciformes grabadas en la piedra y una serie de cazoletas) podrían tener una función común según el antropólogo José Luis Cardero, la de pedirle al Sol su vuelta diaria del país de los muertos, la famosa “Gallaecia”, que en la antigüedad se consideraba un portal al más allá.



Petroglifos in Peña Fediel

El investigador, e ingeniero de profesión, Miguel Ángel González, publicó en septiembre del año pasado el libro “Teleno, señor del laberinto, del rayo y de la muerte”. En el libro, editado por Lobo Sapiens, aparecen cuélebres o dragones, se pone cara al dios Teleno y se desvela el simbolismo de los laberintos en las danzas de la zona. Según González, emplazamientos como el monte Teleno “se diferencian del resto y permiten la comunicación del hombre con aquellas fuerzas que cree gobiernan los ciclos y procesos del Universo. Influir o controlar estas fuerzas, mediante la magia o la religión era esencial para garantizar la supervivencia de las comunidades humanas que accedían a estos espacios. Y ese es el germen de la ciencia” Identifica además estos lugares como una proyección del cielo en la Tierra, en sus propias palabras “constituyen, por tanto, la génesis del calendario, un calendario astronómico proyectado en el paisaje

|
 

Síguenos en:

Seguici su Facebook Seguici su Twitter Seguici su YouTube